¿Cuánto contaminan tus jeans?

by Spain 4 weeks ago
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail to someone

Es la pregunta que responde River Blue. En este documental canadiense, el experto en agua, defensor y amante de los ríos, Mark Angelo, narra su viaje a través de la India, Indonesia, China y demás lugares para comprobar las amenazas que sufren los ríos y analiza en profundidad el impacto de la industria textil, que conforma el 20 por ciento de la contaminación mundial de agua dulce.

 1 Estreno de River Blue en el Museo del Traje de Madrid

Mark ha visto el declive de los ríos que ama.

En este film, la industria del denim es el escenario que revela el poco respeto que tenemos por la naturaleza. Nos lleva al distrito de tenerías en Hazaribagh (Bangladesh), uno de los lugares más contaminados del mundo en donde el flujo de químicos básicamente ha matado su río. Por otra parte, también nos hace conocer “la capital mundial de los tejanos”, Xintang, donde se muestra una planta de fabricación de vaqueros. En ésta, los productos químicos corren hacia el exterior, los pisos de cemento también están mojados con agua contaminada y los trabajadores rocían los jeans con químicos sin usar máscaras ni guantes. Y encontramos a Francois Girbaud, el hombre que inventó los jeans acid wash en los años 70, y nos dice que estos trabajadores se están matando con el uso de este spray tóxico. El río Pearl, que atraviesa la ciudad de Xintang, es básicamente un río muerto, lleno de basura química de los fabricantes de denim de la ciudad, y hoy, no hay peces en el río. Básicamente, han perdido su forma de vida, por lo que existe un verdadero impacto humano en la población local que todavía obtiene agua potable del río y se baña y lava su ropa en estas aguas tóxicas. Como ves, los jeans son mucho más sucios de lo que puedas imaginar, son el resultado de varios lavados intensivos con químicos, en concreto cinco metales pesados ​​(cadmio, cromo, mercurio, plomo y cobre).

Las grandes compañías minoristas de hoy basan su modelo en la fast-fashion. Esto se traduce en la fabricación de miles de millones de prendas de vestir a bajo coste, pero con un alto coste para nuestro medio ambiente.

Los lavados con alto contenido de tóxicos, los procesos de secado, el blanqueado y la impresión en los tejidos involucra plomo y mercurio que las fábricas liberan en los ríos. La moda está matando a los ríos del mundo. Cada año se contamina más a medida que los fabricantes de textiles vierten las aguas residuales y los productos químicos al exterior, para crear los jeans que todos usamos y amamos. En un momento en que cerca de mil millones de personas no tienen acceso directo al agua potable, es absurdo que nuestros ríos se envenenen todos los días. China e India, los mayores productores de textiles, de forma barata y rápida, ahora se encuentran en la terrible situación de tener que vivir con los efectos secundarios ecológicos.

La película se estrenó mundialmente el pasado 19 de noviembre gracias a la alianza entre el proyecto River Blue y Fashion Revolution; en Madrid, Sao Paulo, San Francisco, Miami, Paris, Los Angeles, Montreal, New York, Capetown, Mexico, Boston, Dubai, Cleveland, Gohtenburg, Sweden, Hong Kong y otras ciudades.

Desde Madrid, en el Museo del Traje, el evento aumentó la conciencia y promovió el diálogo acerca de cómo la fabricación de nuestra ropa afecta al agua globalmente. Además, gracias al coloquio posterior entre la periodista Brenda Chávez, y Begoña García, miembro del equipo Brainbox de Jeanología, se provocó la esperanza en un futuro sostenible y se transmitió que hay tiempo para cambiar las cosas pero que debemos actuar muy rápido.

2 De izquierda a derecha: Brenda Chávez, periodista, Begoña García de Jeanología y Cristina Sánchez de Fashion Revolution

¿Cómo conseguimos que la gente se preocupe por los ríos contaminados cada vez que van a comprar un nuevo par de jeans?

Desde Fashion Revolution te transmitimos las acciones que puedes realizar en tu vida cotidiana:

  • Cuida lo que se vierte en los desagües
  • Mejora las practicas relacionadas con el agua en el trabajo
  • Sigue y apoya a los numerosos grupos de activistas que existen
  • Involucra a la política y llama su atención para combatir los problemas globales del agua

River Blue, desde su web también nos ofrece otras alternativas:

  • Visita Fashion Heroes. Para responder a la pregunta ¿Dónde puedo comprar ropa hecha de una manera ética y ecológica?.
  • Firma el Manifiesto Greenpeace de la moda. Un movimiento global de fashionistas, activistas, diseñadores y bloggers unidos por la creencia de que la moda no debería contaminar
  • Cambia tus vaqueros de toda la vida. Busca a las empresas que, como Jeanología, han diseñado distintas metodologías para fabricar jeans y que hacen menos daño a los ríos y a su gente
  • Firma la petición de SumOfUs. Para exigir a la industria del denim que declare su impacto tóxico en el medio ambiente.

Como consumidor tienes voz y voto para mejorar la salud de los ríos de nuestro mundo. A través de las redes sociales, la presión sobre las marcas de moda para limpiar su impacto y la desintoxicación, podríamos tener un efecto positivo en la salud de nuestros ríos en muchos lugares del mundo.

¿Crees que tus jeans favoritos eran demasiado caros?

Piensa otra vez. Debería ser imposible ponerle un precio a un producto que envenena la fuente de vida más importante de nuestro planeta, pero desafortunadamente no lo es.

Begoña García, como representante de Jeanología, compañía participante del documental y que hace posible la creación de prendas denim respetuosas con el medio ambiente. Aclaró después de la proyección de la película, que como consumidores no podemos saber exactamente que hay detrás de todo lo que compramos. Se está confundiendo al consumidor con mensajes de productos que son naturales, sostenibles, etc; un lenguaje que el público no entiende y que la industria es responsable de crear uno nuevo para educar a sus clientes. Begoña afirma que datos como la cantidad de agua que se usa para hacer una prenda es información que el comprador puede entender, pero no las diferentes certificaciones que existen.

Y refuerza: “Es responsabilidad de la industria transmitir esa información de forma fácil para que el consumidor pueda tomar esa decisión de forma adecuada. Al final que el consumidor no sepa como su producto se ha hecho, es un gran error que nos ha llevado a la situación actual.”

3 Coloquio con las invitadas a la proyección

Como cliente te decimos que tu papel también es el de investigar y leer las etiquetas para saber de dónde viene tu ropa. Porque tendemos a pensar que un problema ambiental que esta maltratando gravemente el medio ambiente en una parte del mundo, no afectará al resto del mundo. Pero no es así, el agua potable y los ríos saludables son cada vez mas escasos.

Marcas como Levi’s se han comprometido a desintoxicar sus jeans para el año 2020, Jack y Jones están haciendo jeans con láser, y hay pequeñas marcas que están haciendo jeans éticamente (aunque sean aún pequeños en número). Y los Monkee Genes (que se venden en Topshop) fabrican jeans sostenibles con algodón orgánico y bambú, y garantizan que no usan productos químicos.

Fashion Revolution tiene la esperanza de que cuanto más sepa el consumidor sobre cómo están hechos sus jeans, la cantidad de agua usada y el hecho de que gran parte del agua tóxica termina en los ríos, comenzará a buscar marcas que se preocupen lo suficiente por ellos y por su entorno.


Comments are closed here.